martes, 24 de julio de 2007

Pilas y medio ambiente

Las pilas y baterías que todos los días utilizamos, en distintos equipos, incluyendo teléfonos celulares, terminan indiscriminadamente depositadas en basureros y su contenido en metales pesados, están expuestos a la intemperie, éstos son muy dañinos
Es importante saber que las pilas contienen cierta cantidad de metales pesados como cadmio, mercurio, plomo, etc que son sustancias nocivas ya que representan un peligro potencial para la salud y el medio ambiente y los principales problemas derivados del consumo de pilas son:
  1. el deterioro producido por la toxicidad de sus componentes.
  2. el agotamiento progresivo de las materias primas utilizadas en su fabricación.
  3. el peligro potencial de los componentes de las pilas.

Los efectos de los metales mencionados son:

  • CADMIO

El cadmio entra al aire de fuentes como la minería, industria, y al quemar carbón y desechos domésticos. Las partículas pueden viajar largas distancias antes de depositarse en el suelo o en el agua. El cadmio entra al agua y al suelo de vertederos y de derrames o escapes en sitios de desechos peligrosos. Ingerir alimentos o tomar agua con cadmio irrita el estómago e induce vómitos y diarrea. Respirar altos niveles de cadmio produce lesiones en los pulmones e ingerirlo produce daño a los riñones, ya que el organismo humano puede asimilar el 6% de la dosis que absorbe, el resto puede acumularse en los riñones a lo largo de toda la vida, lo que puede producirles lesiones graves e irreversibles. En madres expuestas al Cadmio produce serias afecciones con lesiones para el embarazo, presencia de proteína en la orina, etc. También produce hipertensión arterial, con riesgo de infarto de miocardio y arterioesclerosis. En dosis altas, puede producir la muerte. El cadmio y sus compuestos son carcinogénicos.

  • MERCURIO

El mercurio es el metal pesado contaminante más extendido en todo el planeta y puede contaminar el agua (el metilmercurio se acumula en los tejidos de los peces) o a la tierra a causa de depósitos naturales de este metal o por el que se emite en los basureros. En la intoxicación producida por mercurio, los síntomas son: fatiga, anorexia o adelgazamiento, dolores gastrointestinales y trastornos visuales y temblores. La exposición al nivel local del mercurio ocasiona irritación de la piel, mucosa y es sensibilizante de la piel. La exposición generalizada o en casos de intoxicaciones agudas fuertes, produce una intensa irritación en las vías respiratorias, es productor de bronquitis, neumonías, bronqueolitis, etc. Una alta exposición puede dañar el cerebro, los riñones y el feto, provocando retraso mental, en el andar o el habla, falta de coordinación, ceguera y convulsiones. En intoxicaciones crónicas y a dosis bajas produce debilidad, perdida de peso, diarrea, inflamación de encías, fatiga, sabor metálico, insomnio, indigestión, etc. En intoxicaciones crónicas y a dosis altas produce: irritabilidad, alucinaciones, llanto, tristeza, psicosis, crisis, trastornos psíquicos: estado de excitación, pérdida de memoria, insomnio persistente y depresión, e incluso, desordenes mentales, coma y después la muerte. En casos de exposición a altas dosis en forma oral, colapsa el aparato digestivo, siendo mortal en horas. Posible cancerígeno.

  • PLOMO

Las pilas contienen una pequeña proporción de plomo. El plomo no se degrada y los compuestos de plomo son transformados por la luz solar, el aire y el agua. Cuando se libera al aire puede ser transportado largas distancias antes de sedimentar. Se adhiere al suelo. Su paso a aguas subterráneas depende del tipo de compuesto y de las características del suelo. La intoxicación recibida por el plomo se denomina saturnismo y los síntomas son : dolores de cabeza, dolores óseos, dolores abdominales, trastornos del sueño, dolores musculares, impotencia, trastornos de conducta, etc. Síntomas avanzados: anorexia, anemia, cólicos intestinales (‘cólico del plomo’, es decir, calambres abdominales intensos, acompañados de náuseas, vómitos y presión arterial elevada), enfermedad renal, impotencia sexual, delirio, esterilidad, daños al feto, estreñimiento agudo, afectación de los nervios, problemas de cáncer y muerte.

  • NÍQUEL

El níquel es liberado a la atmósfera por industrias que manufacturan o usan níquel, por plantas que queman petróleo o carbón y por incineradores de basura. En el aire, se adhiere a partículas de polvo que se depositan en el suelo. El níquel liberado en desagües industriales termina en el suelo en el sedimento. Los efectos más comunes del níquel son en la piel y respirar altas cantidades produce bronquitis crónica, cáncer del pulmón y de los senos nasales.

  • LITIO

El litio puede lixiviarse fácilmente a los mantos acuíferos, se ha encontrado en pequeñas cantidades en diferentes especies de peces. El litio no es volátil por lo que pueden regresar a la superficie a través de deposición húmeda o seca. Es un neurotóxico y tóxico para el riñón. La in toxicación por litio produce fallas respiratorias, depresión del miocardio, edema pulmonar y estupor profundo. También produce daño al sistema nervioso, llegando al estado de coma e incluso la muerte.

1 comentario:

cami dijo...

necesito saver mas efectos de las pilas y baterias sobre el medio ambiente: aire, agua, suelo